24 jun. 2016

El equipamiento: EL CALZADO



Elegir las botas adecuadas puede ser una decisión muy importante, quizás la más importante de todo el equipo. Una bota que se ajuste mal a tu pie puede convertirse en un suplicio y arruinarte de veras una excursión. Al igual que la ropa, hay que tener en cuenta las condiciones y llevar el calzado adecuado.



Botas de trekking y senderismo: Las botas híbridas de material de textil y piel son quizás las más populares entre los practicantes del senderismo, ya que combinan a la perfección la ligereza, la flexibilidad y el poco peso de una zapatilla. Ideales por su comodidad para excursiones de un día.




Botas de trekking avanzado: Estas botas similares a las de trekking normal pero mucho más avanzadas. Su suela y constitución es semirrígida y pesa más, pero es adecuada para terrenos de alta montaña, piedra afilada, pedreras o nieve. Están diseñadas para poder llevarlas con crampones y mantener los pies abrigados a temperaturas muy bajas.



Encontrar la bota perfecta
Pruébate las botas por la tarde, cuando los pies están algo hinchado a causa de caminar todo el día. Hazlo con los calcetines que piensas vas a usar en tus rutas y si usas plantillas ortopédicas llévalas contigo. Es recomendable probar la bota subiendo y bajando por una rampa, ya que el comportamiento del calzado en terreno llano es muy distinto del que vamos a encontrar en nuestras salidas, donde los desniveles serán habituales. Es necesario probarse las dos botas, ya que es habitual que se tenga un pie más largo que el otro y aunque la diferencia suele ser poca (medio número, en talla inglesa, supone una diferencia de 4 mm. de longitud), a veces de ello depende la elección de la talla. Una bota de una talla inadecuada puede llegar a producir ampollas, el mayor enemigo del montañero.

Mantenimiento de las botas
Los cambios bruscos de temperatura pueden deteriorar y envejecer prematuramente las botas. Así pues, evitar acercar y/o secar cerca del fuego o radiadores. Si las botas se mojan debemos dejarlas secar a temperatura ambiente. Extraeremos las plantillas y podremos ayudarnos con papeles de periódico que introduciremos en su interior para que absorban la humedad.

Unas botas sucias y llenas de barro, deberán limpiarse con un trapo humedecido con agua clara y si hay barro te puede ayudar con un cepillo de cerdas. La plantilla se extraerá y se limpiará con agua y jabón, dejando secar bota y plantilla lentamente en lugar abierto y aireado, rellenando con papel de periódico el interior de la bota para prevenir deformaciones. Hidrofugarlas una vez secas es importantísimo. En el mercado podemos conseguir varios productos en sprays o cremas que además de nutrir la piel de nuestras botas la impermeabilizan de nuevo.


El equipamiento



Un equipo adecuado es imprescindible para la práctica del senderismo con seguridad. Y es que aunque no se trata de un deporte considerado como extremo, es cierto que tenemos que recorrer terrenos abruptos e irregulares. Por ello vamos a hablar del equipo imprescindible para practicar senderismo.

LA ROPA : "Teoría de las tres capas"

Consiste en la combinación de tres prendas de ropa para crear un pequeño microclima y proteger nuestro cuerpo de las inclemencias del tiempo. De la manera en que se combinan estas tres capas podrás tener un control efectivo del traspaso de calor (de dentro a fuera) y por lo tanto sentirte seco y abrigado.

Mantener nuestra temperatura corporal estable facilitará la práctica de cualquier deporte de montaña que decidamos realizar, por tanto, elegir la vestimenta adecuada para enfrentarnos a la tan diversa climatología que nos ofrece la montaña es todo un reto, ya que nos obliga a estar preparados para el calor, el viento, la lluvia, la nieve, las bajas temperaturas e, incluso, nuestro sudor.

Primera Capa (o segunda piel): El objetivo principal de esta capa es alejar el sudor de nuestra piel, manteniéndola seca y evitando así que nuestro cuerpo se enfríe. Esta primera capa ha de ir bien ajustada al cuerpo, para ayudar a evaporar el sudor hacia fuera, pero sin que nos apriete ni nos moleste a la hora de movernos libremente. Para ello se utilizan materiales no absorbentes compuestos por fibras sintéticas (como el poliéster, polipropileno o cloro fibra) En esta capa hemos de evitar las camisetas de algodón que absorben el sudor rápidamente dejando una sensación de mojado, además de que pueden absorber hasta cuatro veces su peso en agua, y tarda mucho en secarse.

Segunda Capa (o capa de abrigo): Es la capa que se lleva encima de la primera y la función de la segunda capa es aislarnos térmicamente. Estas prendas no nos calientan de manera directa, su misión es retener el calor que genera el cuerpo e impedir su enfriamiento, favoreciendo al mismo tiempo la evacuación del sudor. Estas prendas pueden estar formadas por una gran variedad de fibras y tejidos aislantes. En ellos incluimos fibras cortavientos, fleece o abrigo fuerte. La ventaja de usar aislantes sintéticos es que abrigan aún estando mojados, además se secan más rápido que las fibras naturales.

Tercera Capa (o capa exterior): Esta capa desempeña un papel fundamental cuando la actividad se desarrolla en lugares lluviosos o ventosos y debe reunir tres características fundamentales para evitar las diferentes pérdidas de calor:
  1. Debe ser impermeable para evitar que su abrigo se moje.
  2. Debe ser cortavientos a fin de que el aire frío no penetre y evitar así la perdida de calor. 
  3. Debe ser transpirable para que permita la evacuación de la humedad por transpiración y no sintamos que estamos mojados “por dentro”.
Es importantísimo que esta última capa sea lo más transpirable posible, ya que como se ha comentado al principio, nuestro propio sudor puede empapar nuestra ropa causándonos un gran malestar e incluso una hipotermia al enfriarnos considerablemente.


En definitiva: La filosofía de esta teoría de las tres capas persigue tener tres prendas de ropa únicamente, y poder combinarlas según las circunstancias del momento. En caso de un día soleado se utilizaría solamente la primera capa, al    atardecer cuando refresca usaríamos la segunda capa, y en caso de viento, nieve o lluvia nos pondríamos la tercera capa. Si por el contrario empezara a llover pero hiciera una temperatura agradable nos quitaríamos la segunda capa y solo nos pondríamos la primera y la tercera, y asi todas las combinaciones posibles.

Hemos de saber que en el mercado podemos encontrar todas las capas de distintos grosores, pudiendo elegir la que más nos convenga según el lugar y la actividad que vallamos a realizar. Todas estas recomendaciones valen tanto para la parte superior como la inferior del cuerpo

Por tanto, nuestro sentido común y nuestras experiencias serán las que nos hagan saber elegir con la mayor precisión los tipos de prendas que necesitamos comprar, así como elegir la adecuada en cada momento.

21 jun. 2016

Senderos homologados



Senderos homologados
El senderismo se ha popularizado en los últimos años gracias a la homologación, señalización y conservación de senderos realizadas por las federaciones, clubs y montañistas de toda Europa.

Tipos de senderos homologados
  • GR o senderos de Gran Recorrido.
  • PR o senderos de Pequeño Recorrido.
  • SL o Senderos Locales.
La diferencia entre ellos esta en su longitud:
  • Los Senderos de Gran Recorrido tienen una longitud mayor de 50 km y para recorrerlos es necesario más de una jornada.
  • Los Senderos de Pequeño Recorrido tienen una longitud máxima de 50 km y han de poderse recorrer en una sóla jornada.
  • Los Senderos Locales tienen una longitud máxima de 10 km y han de poderse recorrer igualmente en una jornada.
Código de señales en los senderos homologados:
  • Los senderos GR se señalizan empleando, junto al blanco, el color ROJO
  • Los senderos PR se señalizan empleando, junto al blanco, el olor AMARILLO.
  • Los senderos SL se señalizan empleando, junto al blanco, el color VERDE
  •  
  • Además del código GR, PR o SL para indicar el tipo de sendero, se acompaña éste de una numeración, lo que ayuda a identificarlos y continuar por el apropiado en caso de que en algún tramo coincidan varios. Por ejemplo GR 7, ó PR-CV 135 (los de pequeño recorrido llevan un código de la comunidad a la que pertenecen antes de la numeración), o SL-CV 14 (los senderos locales llevan también un código).